domingo, 9 de marzo de 2014

Winner never Quit. Quitters never Win 2.0



Ha pasado mucho tiempo ya desde que me pasé por aquí por última vez. Quizá algunos me hayáis echado de menos, otros, los que más, ni siquiera os habréis percatado de mi ausencia. La verdad es que a veces me sorprende la extraña capacidad que tengo para mostrar la máxima intensidad en algo y, de repente, sin previo aviso, cambiarlo por una total indiferencia y hacer como si nada. Los que me conocen dicen que es mi forma de ser, que siempre he sido así. Empiezo a pensar que tienen algo de razón. Habrá que ser positivos y pensar que todo lo malo tiene algo bueno. Gracias a este “superpoder” también he conseguido darle la vuelta a la tortilla y eliminar muchos malos hábitos en mi vida y aún lo sigo haciendo. Bueno, que me estoy enrollando para variar y mi intención era darle un nuevo estilo al blog intentando ofreceros entradas más cortas, sencillas y entretenidas así que vamos al tema que nos ha traído hasta aquí.


Habréis notado que últimamente (prácticamente desde el verano) he estado un tanto desaparecido del mundillo montañero en general y del ciberespacio montañero en particular. No es que me haya cansado de él, nada más lejos de la realidad, de hecho no es que tenga mono, es que tengo un gorila de lomo plateado. Tampoco es que los “superpoderes” de los que hablaba antes se hayan vuelto en mi contra y hayan desactivado de nuevo el interruptor de mi cerebro como seguramente haya pensado más de uno. Sinceramente echo mucho de menos aquellos momentos del año pasado cuando podía dedicar todo mi tiempo a vivir, a disfrutar y a sentir la montaña sin agobios ni distracciones pero tengo la mala costumbre de comer todos los días, vivir no es gratis y uno tiene que buscarse las habichuelas de alguna manera. Además, hoy por hoy, a nadie le ha parecido una gran idea lo de ofrecerme sustento por mis aventuras (aunque estoy abierto a todas las posibilidades :P). Puestos ya en situación, podéis imaginaros que uno tiene que establecer prioridades y, como bien dice Pedrito, lo primero es la familia, después el trabajo y luego todo lo demás. El caso es que al final he terminado arrastrando los pies hasta la gran ciudad y poco a poco me voy convirtiendo en uno más de esos grises urbanitas que miran contínuamente el reloj, respiran aires contaminados e intentan digerir de la mejor manera posible atascos, ruidos y superpobladas aceras y centros comerciales.


Si al cambio de residencia y de forma de vida, al curso de preparación para acceder a mi actual puesto de trabajo y a otras tantas cosas que no me voy a poner a enumerar, le sumamos que, poco antes de navidad, cuando ya había reducido de  manera alarmante la intensidad de los entrenamientos y de mi implicación deportiva y montañera, tuve que pasar por quirófano y eso me ha tenido parado otros dos meses y medio de propina… el resultado de estos últimos 6 meses han sido 12 kilos de más, una forma física y rendimiento deportivo muy deficiente y una notable falta de motivación que me tiene un pelín preocupado.

  
 
A pesar de haber sido uno de los afortunados que ha conseguido una plaza para la Travesera de este año que, por otra parte, aún no sabemos a ciencia cierta si se celebrará o no, lo que sí está claro es que Luis se me ha quedado fuera y ha sido un palo bastante gordo para los dos. A pesar de tener más de una aventura en mente, alguna casi a tiro de piedra, con él. A pesar de que falta apenas un mes para nuestra carrera de Jerte (que otro año ha vuelto a demostrar que es más grande de lo que aparenta. A pesar de todo no me noto aún con la ilusión del año pasado. Puede que sean estos aires contaminados, estos edificios tan altos o este interminable asfalto lleno de gente. Puede que sea por la limitación de tiempo a la que ya no estaba acostumbrado. O puede que el hecho de no tener un acceso tan privilegiado a la montaña como el que tenía el año pasado mantenga bajos mis ánimos. O también puede que solo me falte un pequeño empujón que me haga dar la primera zancada para inicar de nuevo esta carrera. Así que, como siempre, he decidido poner un punto y aparte e iniciar un nuevo párrafo en esta aventura. A mi manera, tirando de "superpoderes".


El objetivo para esta nueva temporada no tendrá mucho que ver con tiempos, posiciones o puntos. No me sirven. No me hacen falta. Esta vez correré por placer. Intentaré acercarme a la montaña en todas sus modalidades siempre que me sea posible para disfrutar con intensidad de cada sensación y de cada persona que me acompañe, para volver a sentirme libre, para volver a sentirme vivo. Hay mucha montaña en Madrid para desaprovecharla (a pesar de que, inevitablemente, también suela estar superpoblada), hay muchos fines de semana en Jerte y en sus alrededores y me quedan aún muchos otros lugares y amigos por descubrir y disfrutar. Es momento de despertar del letargo y volver a la carga con energías renovadas. Bienvenidos a Winners never Quit, Quitters nerver win 2.0. Va por ustedes.


martes, 18 de junio de 2013

X Travesera Integral Picos de Europa (Ta Fecha):




Bueno pues por fin llegó el momento de vivir la Experiencia (con mayúsculas porque la ocasión lo merece) de este 2013. La espera ha sido larga, la preparación intensa y los cambios que ha “sufrido” mi cuerpo también han sido notables. Por primera vez he tenido que tomarme en serio lo de entrenar y alimentarme. ¿Lo peor de todo? Que, una vez ha llegado, ha pasado volando. La X Travesera Integral de los Picos de Europa ya es agua pasada y  podemos decir que hemos superado la prueba con éxito. Mi debut en ultratrail (no deja de sonar muy americano) no ha podido tener mejor sabor y estoy seguro de que he elegido bien la prueba en la que dar este salto cuantitativo y cualitativo. Por mucho que intente explicaros la espectacularidad de los paisajes de Picos de Europa y, en especial, del recorrido de la Travesera me quedaría sin adjetivos antes de darme por satisfecho. Lo mismo podría sucederme si intentara expresar la dureza y la tecnicidad de esta carrera (que más que una carrera es un reto personal para la mayoría de los participantes) o la ilusión y el entusiasmo con el que la viven los cabraliegos.


La Travesera Integral de los Picos de Europa es algo más que una carrera por montaña de larga distancia (74km de longitud y 13000m de desnivel acumulado pueden dar una idea aproximada de lo que allí nos encontramos pero os aseguro que se queda corto). No es la típica prueba al uso que se puede hacer corriendo en su mayoría. Este año el corredor profesional del equipo Salomon Iker Karrera ha batido el récord de la prueba con un tiempo de 11 horas y 2 minutos. Los mortales hemos completado el recorrido bastante lejos de ese tiempo y, en particular Luis y yo, hemos terminado en poco más de 20 horas después de haber vivido todo tipo de experiencias y sensaciones y, sorprendentemente, haciendo los últimos 10km a un ritmo bastante alto en una bajada bastante técnica por una resbaladiza calzada romana. Pero bueno, empecemos por el principio.


Me gustaría hacer una pequeña introducción para que os hagáis una idea de lo que ha supuesto terminar esta carrera para mi (además, personalmente, creo que en muy buenas condiciones, habría seguido adelante si hubiera sido más larga). Pensad que a primeros de 2012 me costó un trabajo enorme y más de una semana de agujetas terminar mi primera media maratón por montaña. Siete u ocho meses después terminaba, cojeando pero entero, mi primer maratón por montaña en Torrejoncillo. Año y medio más tarde he sido capaz de llevarme por delante una de las ultras más espectaculares, duras y técnicas de España. Además, para mí ha sido especial haber hecho todo este recorrido “ultrero”, en el espacio y en el tiempo, junto a un gran amigo y gran persona como es Luis. Él me metió el gusanillo de correr por las montañas, él ha sido el que me ha empujado a ir cada vez más lejos y el que este año, tras ser superado por el alumno, lo ha dado todo para llegar juntos al final de esta aventura. Él ha sufrido más que yo (seguramente si yo tuviera trabajo y un par de niños pequeños como él, habría sido todo muy diferente) pero ha sabido superarse y terminar con la cabeza bien alta así que no puedo hacer otra cosa que darle las gracias por todo este tiempo que hemos compartido juntos y espero que la cosa no quede aquí y aún compartamos otras muchas aventuras.


El viernes comienza temprano para mí. A las 6 menos cuarto de la mañana, como suele pasar en temporada de cerezas. Este fin de semana la cosa sería distinta. Después de desayunar y de comprobar más de 4 veces que llevo todo lo necesario y que no me dejo nada en casa me pongo en camino hacia tierras asturianas a las 6:45 de la mañana. El viaje transcurre sin problemas que destacar salvo una pequeña pérdida en Torrelavega que me hace demorar la llegada algo más de una hora. Del viaje me gustaría destacar que desde el final de Palencia hasta Arenas de Cabrales podría ser feliz viviendo en cualquiera de los lugares por los que paso. Sencillamente espectaculares.


Al llegar a la zona de Cabrales quedo con Luis en Poo de Cabrales para recoger el dorsal, la bolsa de corredor y pasar el control de mochila y material obligatorio (solo me falta el vaso). Nos vamos para casa a comer un poco y una terrible migraña amenaza con hacerme pasar una buena tarde (mi subconsciente me dice que estoy nervioso por la que se nos viene encima aunque aparente no estarlo). Nolotil para el cuerpo y, después de comer unos buenos espaguetis a la carbonara, hacemos un intento de dormir un poco la siesta. Ninguno de los dos lo conseguimos. 


Por la tarde damos un paseo para preparar los últimos detalles y comprar las rosetas para los bastones de Luis y mi vaso para los avituallamientos. Él se tiene que ir a Torrelavega mientras yo asisto a la reunión de presentación de la  prueba. De vuelta al apartamento llamadas a Marga y a casa para “despedirme” del mundo exterior a la travesera y una rápida duchita. Me pongo el traje de superman (digo de corredor) y cenamos rápido los espaguetis que sobraron de mediodía antes de salir disparados hacia la plataforma de El Repelao donde se dará la salida a las 00:00h.


Después de un rato dando tumbos por entre la multitud conseguimos que nos quiten las bridas de la mochila que nos pusieron en el control de material y nos ponemos a la cola en la salida. Como buenos principiantes, a pesar de que Luis es la segunda vez que empieza, nos ponemos al final. Indicaciones de última hora por parte de la organización y comienza el espectáculo. Los primeros metros andando, hay demasiada gente. Poco después comenzamos a trotar a lo largo del primer kilómetro de carretera hacia el Santuario de la Virgen de Covadonga. Luis me advierte de que en breve se formará un tapón increíble. Pensaba que exageraba pero, en menos de un kilómetro, dejamos la carretera para adentrarnos en un sendero bastante estrecho y vertical inundado de barro en el que, durante unos 30 minutos tenemos que pelearnos para avanzar unos metros (algo así como las colas de un concierto). Cuando por fin  podemos dar por comenzada la carrera yo ya he perdido una de las rosetas de mis bastones (poco después perdería la otra).


Comenzamos el ascenso hacia la Vega del Lago Enol bajo una noche limpia y estrellada pero con luna nueva. Apenas podemos disfrutar del paisaje salvo por lo que alumbren nuestros frontales. La serpiente de luces rojas que llevamos por delante y luces blancas que llevamos por detrás es la que guía nuestros pasos por los técnicos senderos embarrados. A veces trotando, la mayoría de las veces andando, vamos recorriendo los primeros kilómetros de la travesera. Por ahora el desnivel es llevadero (aunque bastante por encima de lo que estamos habituados en Extremadura). Luis lleva un ritmo constante, yo soy más de ir pegando tirones para calmar los nervios y tengo que esperarle de vez en cuando. Poco a poco vamos llegando a lo alto de la primera subida y trotamos hasta el primer avituallamiento a orillas del Lago Enol (que no vemos por ningún lado puesto que, como dije antes, la noche es bastante oscura sin luna. Bebemos algo y continuamos con una pequeña bajada de unos 3-4km por pista en la que podemos correr a un ritmo bastante cómodo. Me dejo ir hacia adelante disfrutando de la pendiente en descenso y, antes de comenzar de nuevo la subida espero a Luis para hacerla juntos. Comienza lo bueno.

La subida hacia el Jou Santu comienza con una técnica subida por senderos de rocas y barro que, poco a poco se va haciendo cada vez más empinada. Configuramos un pequeño grupo de 4 corredores que haremos el ascenso juntos. Poco después comienzan a aparecer los primeros neveros y hay que tirar de crampones por seguridad (a pesar de que la noche es cerrada y apenas se ve lo que queda fuera de las luces del frontal podemos ver caídas bastante verticales a nuestra izquierda nevero abajo y hay que extremar las precauciones para evitar cualquier accidente. Continuamos el ascenso por el nevero “vigilados” cada pocos metros por voluntarios que se aseguran de que todo va bien. Algunos deben estar pasando más frio que nosotros y sus ánimos nos empujan hacia arriba. Después de casi 5 horas de ascenso coronamos Jou Santu y comenzamos una travesía por la nieve rodeados de majestuosas paredes de roca a nuestro alrededor con enormes lagunas nevadas a nuestros pies y conseguimos llegar al inicio de la larga, dura y muy técnica bajada hacia Caín.

Comenzamos el descenso por el nevero, aún son necesarios los crampones para evitar resbalones y tenemos nuestra primera experiencia de culo-ski (bajar sentados sobre la nieve como cuando éramos pequeños pero sin saco, directamente sobre las mallas) en la bajada y la alternamos con saltos por la nieve y frenazos que, poco a poco, van tocándome la rodilla. Unos kilómetros más abajo dejamos atrás los neveros y podemos prescindir de los crampones. Comenzamos una bajada muy técnica hacía el pueblo de Caín por la Canal de Mesones en la que, de vez en cuando, ruedan piedras ladera abajo al paso de los corredores (por eso Luis lleva casco). Mi rodilla empieza a resentirse demasiado y empiezo a tener miedo sobre las consecuencias. Sigo bajando más despacio siguiendo los pasos de Luis. Legamos a la primera parte realmente comprometida de la carrera en el paso de Sedo Mesones, un pequeño paso por rocas humedecidas con una peligrosa caída vertical a la derecha de varios metros de altura. Superado este paso continuamos la bajada trotando hacia el pueblo donde tenemos nuestro primer control de paso.


Llegamos al avituallamiento y control de Caín (unos 30km) a las 6:40 horas de la mañana (casi una hora por delante del cierre del control). Nos reciben con un buen caldito caliente que nos sabe a gloria (y nos quema la lengua varias veces). Personalmente me sienta como comerme un cocido pero sin comer. Rellenamos las botellas con agua y bebida isotónica, nos hacemos la foto de rigor para enviar al grupo de whatsapp que hemos preparado para ir informando y tranquilizar a familiares y amigos y nos ponemos en seguida con la larguísima y preciosa subida a la Horcada de Caín. Los primeros kilómetros transcurren por un sinuoso sendero que asciende bastante vertical hacia otro paso que hay que tomarse con mucho respeto: una trepada por rocas totalmente vertical con una caída bastante grande a nuestras espaldas. Un resbalón en este paso podría ser fatal. 


Una vez superado este paso continuamos ascendiendo por el sendero recorriendo preciosas gargantas y verticales canales de roca suelta que ha dejado la nieve a su paso. Llegamos a otro paso comprometido. Esta vez la subida también es vertical y con una gran caída a nuestras espaldas pero está asegurado con cuerda puesto que en lugar de ascender por rocas hay que ascender por tierra suelta y vegetación y es más fácil resbalar. Cuando inmortalizo este paso con una foto a Luis es cuando me doy cuenta de que mi móvil lleva sin cobertura la mayor parte de la carrera y que la imagen “tranquilizadora” de nuestro paso por el control de Caín no se ha enviado aún (¡¡son las 9 de la mañana y nadie sabe nada de nosotros aún!! Seguro que más de una ya está preocupándose un poquillo, o al menos eso esperamos. Por suerte Luis si tiene cobertura y puede informar de que estamos bien).


El resto del ascenso hacia la Horcada de Caín se hace muy largo pero las vistas premian el esfuerzo. Yo sigo con mis tirones ascendiendo (subo mejor que bajo) y parece que mi rodilla se ha recuperado completamente del susto de la anterior bajada. En uno de esos momentos en los que espero a que Luis llegue donde estoy le comento que el GPS debe estar estropeado porque llevamos ascendiendo una eternidad y según él no pasan los kilómetros. Las subidas de la Travesera no tienen nada que ver con las del resto de carreras en las que he participado. Esta carrera tiene más que ver con el alpinismo que con el atletismo (y quizá eso sea lo que más me ha gustado de la experiencia). 


Llegando arriba atravesamos el mar de nubes que nos acompañará todo el día. Por encima de éste luce un sol radiante y vamos encontrándonos con algunos corredores con los que compartiremos varios tramos de lo que nos queda de carrera. Junto a ellos, haciendo la cuerda, tirando unas veces ellos y otras nosotros coronamos la Horcada y nos adentramos en un precioso valle nevado por el que, tras una bajar y subir un par de canales totalmente nevadas nos encontramos con el Picu de frente presidiendo el paisaje y centrando la atención de todas las miradas, las cámaras y los móviles de cuantos vamos pasando por su lado.


Tras las típicas fotos de rigor con el Uriellu al fondo continuamos el descenso por la canal hacía el Refugio de la Vega de Uriellu donde pasaremos el segundo control y tendremos el tercer avituallamiento de la carrera. Conseguimos llegar al control a las 11:10h (una hora por debajo del cierre del control). Nos ponemos hasta arriba de comer (al menos yo), tomamos otro par de calditos que vuelven a sabernos a gloria, nos hidratamos bien y rellenamos las botellas para tener buena reserva pues el sol ya aprieta y vamos a necesitarla. 


Enviamos de nuevo la foto de rigor para avisar de nuestro paso en tiempo por el segundo control y nos ponemos en marcha de nuevo para no perder más tiempo. Poco más abajo vemos pasar a algunos participantes de la Traveserina (ellos paran menos que nosotros en el control, su carrera es a otro ritmo). 


Rodeamos el Urriellu y comenzamos el ascenso de la Collada Bonita. A mi parecer, uno de los ascensos más espectaculares de la carrera. La subida eterna por una canal nevada siguiendo los escalones que han formado las pisadas de todos los corredores que pasaron por delante de nosotros con el Urriellu enorme presidiendo toda la subida a nuestra derecha. No tengo palabras para explicarlo y, lamentablemente, el móvil se quedó sin batería durante el ascenso y no pude inmortalizar el momento así que me he permitido la licencia de “robar” una foto del facebook de Montaña Montaña (http://montagnamontagna.wordpress.com) para que podáis haceros una idea.


Una vez arriba de la Collada Bonita tenemos el culo-ski más extremo de toda la travesera. Asegurado con cuerda por la pendiente tan elevada que tiene nos metemos literalmente en un kamikaze (ese tobogán recto tan alto y empinado de los aquaparks) de nieve en el que, aún agarrándonos con las dos manos a la cuerda, somos incapaces de reducir la velocidad de vértigo que alcanzamos en la bajada. Si no fuera por esta modalidad de bajada, seguramente mis rodillas habrían vuelto a quejarse bastante. 


Una vez llegamos abajo de la canal nos toca alternar tramos de culo-ski con bajadas saltando entre la nieve pero esta vez me apaño para hacer las frenadas siempre con la pierna derecha manteniendo a salvo mi rodilla izquierda y puedo permitirme aprovechar la nieve blanda para bajar a buen ritmo. Dejamos atrás los neveros e iniciamos el descenso hacia la Vega de Sotres mediante un sendero bastante técnico en el que, sorprendentemente, dejo atrás a Luis. La rodilla parece estar en perfecto estado y puedo permitirme hacer los últimos kilómetros de la bajada trotando a buen ritmo hasta llegar al control.
  

Llegamos al avituallamiento de Sotres a las 13:25h, con algo más de dos horas de ventaja con respecto al cierre del control. Llevamos algo más de 47km y la organización nos permite dejar una bolsa con ropa de cambio y zapatillas secas para cambiarnos en este punto. Yo elegí para el primer tramo de la travesera las Speedcross por ser las únicas zapatillas que tenía con membrana impermeable pero con el hándicap de que me están algo justas (por no decir pequeñas) y mis pies estaban deseando cambiar de herraduras. Nos permiten también prescindir de los crampones pues ya no los vamos a necesitar y es un alivio soltar algo de “lastre” para enfrentarnos a la temible subida al Collau Valdomingueru. Además la mochila ha empezado a dejarme su particular regalo en la espalda en forma de magulladuras debidas al peso, el roce, los golpes y la humedad. Reponemos fuerzas comiendo todo lo que podemos, rellenamos de nuevo las botellas, avisamos de nuestro paso por el control con dos horas de ventaja y nos ponemos en camino hacia la última subida fuerte del recorrido.


La subida a Valdomingueru es una de las más duras y espectaculares de la travesera. No es muy larga pero el desnivel es bastante acusado y las horas del día a las que nos toca enfrentarnos a ella a muchos de los traveseros la hacen más dura todavía. Un kilómetro vertical concentrado en el que la pendiente se va haciendo cada vez más pronunciada. Yo, como siempre, salgo disparado hacia arriba y me permito subir algo más de un kilómetro a ritmo fuerte, adelantando a varios corredores en el ascenso. Poco después miro para abajo y veo que Luis viene algo tocado (el año pasado tuvo que abandonar en Sotres, en el avituallamiento que acabamos de dejar atrás, este año no voy a permitírselo). 
 

Le espero y continuamos el ascenso a su ritmo, juntos. Después de todo esta aventura la iniciamos juntos, la preparamos juntos, la luchamos juntos y la vamos a vivir juntos hasta el final. Tras luchar contra una primera parte de subida por sendero llegamos a la zona de los neveros. La nieve está blanda y aprovechamos las pisadas de los que nos precedieron para avanzar por ellos. En ocasiones los pies resbalan y es inevitable temer por nuestra seguridad al mirar hacia abajo pero superamos el primer obstáculo.


Continuamos la ascensión por un tramo de rocas sueltas que la nieve ha ido desgastando a su paso y que también se vuelve bastante resbaladiza y peligrosa ya que muchas se desprenden ladera abajo con el consiguiente riesgo para los compañeros que aún vienen por detrás. Alcanzamos el último nevero. El final de la canal está próximo. Nos enfrentamos a la mayor pendiente de la subida de Valdomingueru pero son apenas unos 200-300m. Poco a poco, paso tras paso, conseguimos llegar al paso asegurado con una cadena. 


Desde arriba nos dan ánimos para ascender estos últimos metros y por fin coronamos. Nos ofrecen agua fresquita y nos tomamos un merecido descanso observando el mar de nubes que hemos dejado atrás y sabiendo que, a pesar de que aún nos quedan unos 22km para la meta, hemos dejado atrás la parte más dura de la carrera y vamos con buen tiempo hacia el último control y avituallamiento en el Jitu de Escarandi.


Haber superado la subida de Valdomingueru nos sube los ánimos y, con energías renovadas iniciamos los 7km que nos separan del control del Jitu. La primera parte de esta bajada la hacemos por valles completamente nevados unas veces aprovechando los famosos toboganes (que nos hacen ganar tiempo, proteger la mecánica y guardar energías) y otras veces trotando y saltando por la nieve blanda. Poco a poco vamos mejorando la técnica y ya podemos mantener un ritmo bastante aceptable de trote por la nieve. Poco más adelante dejamos atrás la nieve y disfrutamos de un descenso por pista entre una espesa niebla hasta el control.


Llegamos al Jitu de Escarandi a las 17:20 (con una hora de ventaja con respecto al cierre del control). Llevamos recorridos 60 duros kilómetros de carrera y ya solo nos separan de la meta unos 14-15km. En este control nos permitimos un rato de sosiego. Comemos bien (hay un momento en el que, incluso, pido disculpas a la señora del avituallamiento porque estoy acabando con toda la comida que pone en la mesa), bebemos y rellenamos las botellas para la última parte de la carrera y, tras charlar un ratillo con la gente nos ponemos en marcha, bajo una espesa capa de niebla, con el último esfuerzo. Recorremos poco más de un kilómetro entre la niebla y ya perdemos de vista las banderas que marcan el camino. Nos toca volver para atrás hasta encontrar referencias y coger el camino bueno. Mis piernas están perfectas, mis ánimos están al máximo y vamos bien de tiempo. La pega es que las magulladuras de la mochila en la espalda van a más y ahora me duelen bastante cuando trotamos. Me doy algo de vaselina y me la ajusto más para que quede más alta y bote menos pero ya no hay nada que hacer y tengo que convivir con el dolor hasta que llegue a meta.

Continuamos la bajada alternando trote con caminata a buen ritmo charlando con los corredores que nos encontramos a nuestro paso hasta la última subida de la carrera (más llevadera y corta que las demás). Le digo a Luis que yo me voy a adelantar y que luego él me pille en la bajada para así ganar algo de tiempo puesto que yo subo mejor que él y él baja mejor que yo. Tras superar la subida mi GPS se queda sin batería y espero a que Luis me alcance para que grabe con el suyo el final de la carrera. Nos quedan unos 8-9km y decidimos intentar bajar nuestro tiempo final de las 20 horas lo que requiere que estos últimos kilómetros prescindamos de andar y trotar y nos dediquemos directamente a correr. Comenzamos el descenso corriendo poco a poco, intentando guiarnos entre la niebla por las pisadas de los corredores que van por delante entre los distintos senderos que nos encontramos para evitar perdernos (las banderas apenas se ven con la niebla). Por fin llegamos al tramo final de calzada romana que nos llevará casi hasta Arenas.

Durante esta bajada Luis se venga de mis tirones en las subidas y me obliga a correr cada vez más. La bajada es muy técnica, las rocas de la calzada muy resbaladizas debido a la humedad de la niebla y del barro y a cada paso voy temiendo por mis rodillas y por dejarme los dientes en cualquier tropezón. Cada vez vamos bajando más rápido y conseguimos alcanzar un ritmo bastante bueno adelantando a varios corredores en los últimos kilómetros de la bajada. Es curioso cómo, cada vez que se ve el pueblo entre los árboles, parece que lo han alejado un poco más. El último tramo de bajada lo hacemos por un sendero rapidísimo que nos deja en una pista asfaltada a orillas del Cares. Me cuenta Luis que el año pasado el final de carrera estaba prácticamente ahí, atravesando hacia el parking pero este año parece que nos van a “pasear” por todo el pueblo. 


Yo lo agradezco, llego con fuerzas y puedo seguir corriendo a buen ritmo por estos últimos dos kilómetros disfrutando de los ánimos y felicitaciones de la gente del pueblo y de los corredores que se recuperan en las terrazas de los bares tras haber luchado y vencido en la décima edición de la travesera. Mis piernas cada vez se mueven más deprisa mientras pienso en todo lo que hemos pasado para estar ahí, a pocos metros de la meta. Han sido muchos meses de preparación y de entrenamientos. Cambios de hábitos alimenticios para estar preparado para terminarla. Muchas horas de esfuerzo y de ilusión invertidas y ya estamos rozando el final. Miro para atrás, Luis viene bastante lejos, en la cara veo que a él no le han sentado nada bien estos kilómetros extra que le han pillado por sorpresa. Le espero. Me alcanza. Veo como Alex y Alba vienen corriendo hacia él y les dejo pasar. No me parecería justo llegar antes que Luis. A él le debo estar ahí, terminando esta carrera. Si no fuera por él quizá ni siquiera habría empezado a correr y mucho menos continuado. Si no fuera por él ni se me habría pasado por la cabeza participar en algo como la Travesera. El año pasado vino solo y no pudo terminarla. Este año, mi función era estar ahí para que lo consiguiera y, al fin y al cabo, él la ha sufrido más que yo. Yo he llegado sobrado. Que conste que no lo digo por presumir, de hecho me habría gustado llegar como él, como llegan los valientes, habiéndolo dado todo, habiendo luchado contra sí mismos y habiendo superado sus límites… Mi límite no estaba ahí y, aunque no lo creáis, el hecho de llegar en buenas condiciones no me ha permitido disfrutar esta “victoria” como se merece. 


Si algo he aprendido de esta experiencia es que, en este tipo de carreras, tiene tanto o más valor el hecho de cruzar la meta en último lugar que hacerlo el primero. Cada uno tiene su recompensa pero yo me quedo, sin dudarlo, con la sensación del que llega el último, totalmente roto, sin fuerzas para dar un paso más y después de haber luchado contra sus límites para estar ahí. Al fin y al cabo eso es lo que buscamos cuando nos embarcamos en estas aventuras, ser capaces de superarnos a nosotros mismos y dar un paso más cuando ya hace unos cuantos que nos hemos rendido. Por eso me gustaría felicitar a los ganadores de ambas pruebas (Travesera: Iker Karrera y Uxué Fraile; Traveserina: Raúl Cámara y Leire Fernández) y, en especial, a los que llegaron muy por detrás de ellos, a los que se dejaron la piel, a los que lo dieron todo y lo consiguieron y a los que, a pesar de darlo todo no consiguieron llegar en tiempo pero terminaron porque ellos son los verdaderos ganadores, ellos son los que han conseguido superarse a sí mismos y no han cedido en ningún momento ni se han rendido. ¡¡ENHORABUENA!!


También me gustaría dar recuerdos desde aquí a todos aquellos que compartieron con nosotros la experiencia. Personas anónimas para nosotros (pues, para variar, olvidamos preguntar el nombre) con los que compartimos sufrimientos, ánimos e ilusión a lo largo de todo el recorrido. Fue un placer vivir esta experiencia con vosotros y espero que nos veamos en alguna otra ocasión que ya sabéis que montañas hay muchas pero siempre van los mismos. 


Y para despedirme (si, ya sé que soy un pesado pero para eso el blog es mío y hago lo que quiero) no quisiera irme sin dar las gracias a toda esa gente que ha estado detrás de nosotros apoyándonos y dándonos fuerza con su confianza en que lo conseguiríamos. A nuestras familias y a nuestras parejas, a nuestros amigos y a los que han estado durante todo este tiempo pendientes de nosotros empujándonos y llenando nuestros depósitos mentales y anímicos… Sin todos vosotros quizá no habríamos llegado tan lejos. Sinceramente mil gracias por estar ahí y que sepáis que esta carrera es tan vuestra como nuestra y espero que podamos dedicaros muchas más. Gracias por aguantar la chapa. Espero que os haya gustado!!


PD: Como es una crónica tan extensa y me pilla en época de mucha actividad y poco tiempo no pienso repasar los posibles fallos ortográficos y sintácticos así que disculpad las posibles faltas que os encontréis. Si he conseguido escribirla en tan poco tiempo es porque hoy, lamentablemente, está lloviendo en Jerte.

martes, 21 de mayo de 2013

I KM Vertical Guijo de Santa Bárbara:



El pasado sábado estuvimos en el Guijo de Santa Bárbara para disputar la primera prueba de KM Vertical de Extremadura (después de su cancelación a última hora el año pasado que me dejó con las ganas de correrla). Era la segunda vez que participaba en una prueba de este tipo pero aún antes de correr tenía buenas sensaciones pues es un estilo que se adapta más al mío. Yo lo de correr rápido en llano no lo llevo muy bien, soy más de subir y bajar y de saltar por las piedras, pelearme con la vegetación y esas cosas de las carreras de verdadera montaña. A lo largo de la semana la meteorología se encargó de pintar de blanco las cumbres de la sierra para poner la guinda a una carrera que, ya por méritos paisajísticos propios, será recordada como una de las más espectaculares en las que he participado.


Llegamos al Guijo sobre las 16:00h, la carrera comenzaría a las 17:30h, oscuras nubes tapaban el final del recorrido. Esta vez se han animado a acompañarnos mis padres y Marga y también la familia de Javi. Entre los de Jerte y los de Tornavacas casi juntamos más de la mitad del público presente. Nos informan, mientras recogemos los dorsales, de que en la cima está nevando y que es posible que tengan que recortar un poco el recorrido debido a las malas condiciones meteorológicas. Mientras esperamos, charlamos, nos cambiamos y va avanzando la tarde, se alternan pequeñas lloviznas y claros que dejan pasar un caluroso sol. No tenemos muy claro si vamos a pasar frio o calor pero los momentos en los que las nubes dejan ver el recorrido hacen que se me haga la boca agua. El paisaje es espectacular y estoy deseando que pasen los minutos para disfrutar de esos caminos.


El calentamiento por las calles del pueblo ya nos permite hacernos una idea de cómo van a ser las rampas a las que nos enfrentaremos. Caliento con Ismael hasta la salida del pueblo y volvemos a la plaza poco antes de la salida. Se vuelve a nublar bastante y la parte alta del recorrido vuelve a taparse con gran cantidad de nubes negras. Control de dorsales y justo antes de la salida empiezan a caer gotas de lluvia sobre nosotros. La cosa se pone divertida y mi corazón empieza a acelerarse por la excitación y por la bebida energética que he cometido el error de tomarme.


Suena la bocina y salimos disparados, ansiosos por comernos las primeras rampas. Intento salir a buen ritmo para coger un buen sitio cuanto antes pues, una vez lleguemos a las primeras veredas, será más difícil adelantar y proteger la posición. Me mantengo en los primeros puestos durante toda la subida del pueblo, con Javi y Susi a mi lado, lo que me hace pensar que quizá voy más rápido de lo que puedo permitirme pero por ahora voy bien. Las piernas responden correctamente y el corazón, aún yendo rápido, todavía aguanta el tirón. En el primer tramo técnico me pongo detrás de Susi y decido intentar mantener su ritmo mientras pueda, eso me ayudará avanzar más deprisa. Poco después, en un pequeño cruce, Jose nos avisa de que nos hemos confundido de camino y nos toca retroceder unos metros con la consiguiente pérdida de tiempo y posiciones.


Después de superar una pequeña calzada, llegamos a una pista encementada en la que empiezo a notar como mi corazón parece salirse del pecho. En algunos momentos tengo que andar unos metros para bajar pulsaciones y me pasa Susi, me pasa Jose (intento no perderle de vista pues se que compartimos categoría y posiblemente tendré que jugarme el podio con él), me pasa Juan Antonio y me pasa otro chico que no conozco. Me propongo no perder más posiciones y me pongo a rebufo de éste último durante las primeras trochas aprovechando para bajar el ritmo de mi corazón y darle un pequeño respiro a mis piernas. Poco después decido pasarle y alcanzar a Juan Antonio que está un poco más adelantado. Con él hago la subida hacia el refugio peleando con el barro y las rocas sueltas en la zona más vertical de la carrera. A medida que nos acercamos al avituallamiento del refugio me doy cuenta de que puedo ir mejor que él y veo a Jose un poco más arriba así que me hago a un lado y aumento el ritmo. Es el momento de ir a su encuentro.


Decido no tomar nada en el avituallamiento para no parar pues ya veo la banderola de la meta en lo alto y quiero intentar alcanzar a Jose antes de llegar, al fin y al cabo en esa lucha puede estar el podio, mi primer podio. Agacho la cabeza, agarro fuerte mis rodillas y me concentro en aumentar mi ritmo de ascenso. Poco a poco voy superando balizas entre la vegetación y acercándome cada vez más a Jose. Llegamos a una pequeña zona llana con una fina alfombra de nieve en la que ya lo tengo muy cerca. Los dos aprovechamos este pequeño “descanso” para trotar y ganar algo de tiempo. La meta está un poco más arriba. Estoy bastante cerca de él. Podría intentar pasarle. En mi cabeza se debaten dos pensamientos. 


Por una parte quiero correr, sé que tengo fuerzas para hacerlo y veo la posibilidad de alcanzar por primera vez un podio (quizá mi única posibilidad debido al nivel que suele haber en el resto de carreras y que esta es la que quizá más se adapte a mi estilo). Por otra parte, Jose lleva toda la carrera delante de mí, nos conocemos, nos llevamos bien. No me parece justo arrebatarle la posición en los últimos metros (tampoco estoy seguro de que hubiera podido hacerlo). Intento echar cuentas de los que han llegado por delante. No puedo asegurarlo pero creo que vamos 2º y 3º de nuestra categoría y me parecería feo esprintar para adelantarle. Si no nos hubiéramos conocido quizá lo hubiera intentado pero no debo de ser tan competitivo como pensaba, así que decido no forzar y mantener esta posición. Llegamos a meta donde nos esperan, al “fresco”, Fernando, Pedrito y compañía para sacarnos algunas fotos y felicitarnos por la carrera. Al final consigo llegar el 8º en la general y 4º en mi categoría y Jose se lleva el merecido tercer puesto (ahora ya tengo excusa para atacar la próxima vez, si es que la hay, jejeje). Esperamos a Juan Antonio y, después de un ratillo de charla, iniciamos el descenso animando a los que aún están sufriendo y haciendo su carrera. Disfrutamos de las espectaculares vistas que tenemos delante y que no hemos podido disfrutar durante la subida.


Llegamos al refugio y comemos algo. Después de un ratillo de charla y felicitaciones con Javi, Susi, Kiko, Teo y algunos más, nos echamos unas cuantas fotos de grupo y continuamos el descenso en un pequeño grupillo siguiendo las balizas de la subida. Dejamos atrás unas cabras monteses que ni siquiera hemos visto al bajar y tenemos que observar desde la lejanía. Continuamos bajando por las veredas y pistas hasta llegar al pueblo donde nos reciben nuestros familiares y amigos con gritos y aplausos. Es una gozada tener este recibimiento después de las espectaculares vistas que hemos tenido en la bajada y de la intensa y bonita carrera que hemos disfrutado en la subida.


La entrega de premios, aunque tarde y un poco desordenada, también fue bastante emotiva ya que estamos empezando a acostumbrarnos a ver a nuestros amigos y compañeros en el podio. Javi se llevó la carrera demostrando que este año ha trabajado muy duro y está en un gran momento convirtiéndose en el referente. ¡Te lo mereces! Enhorabuena de nuevo, ya te dije que esta también te la llevabas. Susi también consiguió subir al podio, se hizo con un meritorio tercer puesto haciendo que la presencia tornavaqueña quedara más que clara en el Guijo y en las carreras por montaña extremeñas. 


Por nuestra parte Pedro y Jesús se hicieron con el primer y segundo puesto de la categoría masculina de veteranos dejando claro que los de Jerte también queríamos protagonismo, a ello también contribuyó Ismael con el primer puesto de la categoría Junior haciendo una carrera fuera de serie y llegando a meta en 15º puesto con tan sólo 3 minutos más que yo. Enhorabuena a ti también porque con el poco tiempo que llevas estás demostrando una gran progresión.


A mí me tocó la medalla de chocolate (que por otra parte no está nada mal tampoco pues nunca había estado tan arriba en la clasficación) y nuestro presi tuvo que conformarse con hacer una buena carrera en un recorrido que no es de su estilo y después de haber estado un par de semanas sin haber podido entrenar como es debido.


La próxima cita pendiente con el Circuito Extremeño y con la Copa de Extremadura de Carreras por Montaña la tendré en Aldeanueva de La Vera con la famosa Pencona que este año dicen que será más dura (subiremos hasta La Panera antes del descenso). Por mi parte estoy deseando que llegue el momento de medirme con ella pues es otra prueba que me gusta y que se adapta bastante bien a mi estilo. Este año me la tomaré con más calma pues mi cabeza estará ocupada en la cita del siguiente fin de semana con la X Travesera Integral de los Picos de Europa y mi debut en la larga distancia en una edición que estará cargadita de nieve hasta los topes. Hasta entonces habrá que conformarse con entrenar. Seguiremos informando.